La ley que permite desheredar a los hijos dispara los cambios de legados

El año pasado se realizaron hasta 20.235 testamentos en Euskadi y este año el ritmo se mantiene al sumar 10.641 hasta junio

 
Desheredar-eduardo-472x330

La entrada en vigor del Derecho Civil Vasco, que permite desheredar a un hijo sin tener que nombrarle en el testamento, provocó una auténtica revolución en las notarías vascas. En muchos casos vieron cómo las consultas y los cambios en las herencias que ya estaban realizadas se duplicaban en cosa de semanas. Pero lo cierto es que la efervescencia que produjo entre la ciudadanía aquella novedad aún sigue vigente. El número de legados realizados sigue al alza en los tres territorios del País Vasco.

En el caso de las herencias, año tras año Euskadi sigue rompiendo récords. El año pasado se alcanzaron 20.235 legados, una cifra nunca vista antes en los tres territorios vascos. En los primeros seis meses de este año esa cifra ya ha llegado hasta las 10.641 por lo que la tendencia también continúa al alza durante este ejercicio.

«Ahora se puede ordenar la sucesión por el pacto sucesorio en vida. Por lo que se puede realizar un pacto con los herederos antes de fallecer y pueden disponer del patrimonio antes de la defunción», explica el notario de Lasarte-Oria Miguel Ángel Martínez Urroz.

Además, la posibilidad de desheredar a un hijo con solamente no nombrarle en el testamento ha desencadenado la mayoría de consultas y cambios que se han realizado en las notarías repartidas por todo Gipuzkoa. Los notarios han subrayado en más de una ocasión que esta nueva posibilidad, que antes no se contemplaba, «ha implicado un cambio radical con la situación anterior y se está notando mucho en las consultas que nos realizan». Así, aseguraron que las novedades conllevaron una «avalancha de gente cambiando sus testamentos, pero también se ha empezado a notar gente que se ha informado y ha comenzado a hacer nuevos legados, porque antes no los tenían».

La mayoría de personas que han acudido hasta las notarías para cambiar sus testamentos lo ha hecho para poder desheredar a algún descendiente. «Son casos de familias rotas. Ahora que les pueden privar de parte de su herencia se está trabajando mucho sobre esa posibilidad. Antes todos los hijos recibían la misma parte de la herencia pero ahora no, incluso puede ir todo a un nieto, por lo que la gente lo cambia con conocimiento», explican los notarios.

Con la anterior legislación, el testador estaba obligado a dejar dos tercios de la herencia a sus hijos. Mientras que ahora la legítima se reduce a una tercera parte de la herencia y se pueden utilizar dos terceras partes en libre disposición, dejándoselas a quien se quiera. Además, ahora con solo no nombrar a un descendiente en el testamento, se queda sin herencia. Un cambio que «interesa mucho a la ciudadanía. Por la calle los conocidos te paran para preguntarte por los cambios en la ley y qué se debe hacer para adecuar su testamento al nuevo reglamento», ha señalado en más de una oportunidad el decano del Consejo Notarial del País Vasco, Diego Granados.

Fuente: diariovasco.com

Responder