El acceso al notariado a través de un “cuarto turno notarial”

24 septiembre 2018

Departamento Jurídico de Feapen.

El expresado título vino recogido en la Editorial del último número de la revista Inter Nos propiedad de FEAPEN (Asociación Estatal de Empleados de Notarías), que por cierto ha cumplido 25 años desde que vio la luz en el año 1993.

Desde FEAPEN, venimos ratificando desde hace años el compromiso de los más de 17.000 profesionales que trabajan en las cerca de 3.000 notarías existentes en nuestro país por el Notariado y la seguridad jurídica que preconiza.

Muchos empleados de Notarías tienen tras de sí una amplia experiencia y bagaje profesional en las labores jurídicas y técnicas que se efectúan en las Notarías, coadyuvando al éxito de la función pública delegada por el Estado en el Notario.

Pero además de una implicación y experiencia sobresaliente en el ministerio notarial, muchos oficiales de Notaría pueden acreditar excelentes curriculum vitae, así como los requisitos básicos de acceso a la oposición para la obtención del título de Notario, como es estar en posesión de la licenciatura o Grado en Derecho o el título de Doctor.

Sin duda, muchos hombres y mujeres que llevan décadas prestando sus servicios a alto nivel en las Notarías, con notable cualificación académica, merecen tener la oportunidad de acreditar su valía mediante el acceso al Notariado en un cupo restringido en cada oposición siendo liberados de algunos ejercicios de la misma, por tener sobradamente justificados sus méritos académicos, ser juristas de reconocida competencia y ostentar conocimientos empíricos puestos de relieve por su trayectoria como oficiales durante determinados años. Esta posibilidad no es ilusoria, pues ya existe para el acceso a la Magistratura.

Un hecho que traemos a colación en este momento, es que en el año 2000, con la fusión de los cuerpos de Notarios y Corredores de Comercio, creando un cuerpo nuevo pero que seguía el procedimiento notarial, tal incorporación de los Corredores no tuvo incidencias negativas por la sencilla razón de que éstos, contrataron a oficiales de Notarías con dilatada experiencia que aportaron sus profundos conocimientos jurídicos-notariales basados en el estudio y en la práctica diaria de muchos años, clave para ser un profesional de prestigio y competencia.

En nuestro siglo XXI, los conocimientos y pericia profesional no se pueden medir únicamente por recitar de carrerilla unos temas en quince minutos, es necesario tener una comprensión lógica y experiencia práctica en el ejercicio vital jurídico para poder dispensar diagnósticos certeros y ajustados a Derecho.

FEAPEN ha presentado esta iniciativa en primer lugar, como no podía ser de otra manera, al Presidente del Consejo General del Notariado en la reunión mantenida el 11 de julio, a través de  un dossier o proposición de modificación legislativa de acceso al Notariado para aquellos oficiales primeros de Notaría que durante muchos años, se han granjeado un reconocimiento como juristas de reconocido prestigio dentro del campo notarial.

Tales puntos o requisitos que hemos presentado son los siguientes, los cuales, lógicamente pueden sufrir las variaciones que se estimen oportunas:

“1.- Acceso limitado para Oficiales de Notarías con más de diez años de ejercicio en Notaría. La condición de oficial deberá justificarse por el historial personal y clasificación del Grupo Primero, del art. 14, letras a) y b) del II Convenio colectivo estatal de notarios y personal empleado.

2.- Estar en posesión de la Licenciatura o Grado en Derecho con calificación superior al aprobado, o ser Doctor en Derecho.

3.- Creación de un cupo del 5 % como mínimo de plazas reservadas para Oficiales que cumplan los requisitos anteriores (a semejanza de la existente para las personas con discapacidad en el art. 5. g) del Reglamento Notarial).

4.- Exclusión de los dos primeros ejercicios verbales que determina el art. 16 del Reglamento Notarial, por el reconocimiento al ejercicio profesional continuado en las materias propias de la función notarial.

5.- Participación en igualdad de condiciones con los restantes opositores en los ejercicios tercero y cuarto, relativos al dictamen jurídico, redacción de una escritura notarial y resolución de un supuesto de contabilidad y matemática financiera”.

En el extenso dossier se explica el procedimiento, la modificación que habría que hacer y el baremo de méritos que tendrían los participantes en este sistema (curriculum profesional, académico, publicaciones, etc.).

Con esta proposición, FEAPEN (la Asociación de Empleados de Notarías de España) no busca atajos ni rebajar los estándares de calidad de acceso al oficio de Notario, sino al contrario, busca situar a grandes profesionales con amplia experiencia y vocación en puestos de más responsabilidad en la estructura de la fe pública. Este es el motivo, por el que nuestra propuesta conlleva superar la oposición como cualquier otra persona, pero ser eximidos de la primera parte de los ejercicios orales por acreditar unos méritos y experiencia concreta en la actividad notarial, a semejanza del cuarto turno que existe para los Jueces y Magistrados, creando un número de plazas reservadas para los oficiales que cumplan determinados requisitos.

Tenemos el convencimiento que esta posibilidad de abrir la puerta al oficio de Notario a unos pocos profesionales curtidos durante años en la actividad notarial, refuerza el servicio público que los fedatarios brindan en nuestro país, consiguiendo que experimentados profesionales puedan hacer carrera profesional en el Notariado.

Ciertamente, los oficiales primeros de Notaría son un activo muy importante de los despachos notariales y el paso de alguno de ellos al ministerio público notarial, refuerza y engrandece en última instancia a la institución notarial.

Fuente: lawyerpress.com

Responder