La mediación concursal es una ley bienintencionada pero sin efectos

  • El notario Pablo Gutiérrez-Alviz interviene en los cursos de verano de la UPO en Carmona

Cecilia-Franco-Pablo-Gutierrez-Alviz-Dolores_1153995003_70789032_667x375

Cecilia Franco, directora del curso, Pablo Gutiérrez-Alviz, y la abogada María Dolores Gutiérrez-Alviz. / D. S.

 

El notario Pablo Gutiérrez-Alviz impartió ayer la conferencia titulada Mediación concursal y acuerdo extrajudicial de pago, dentro de los Cursos de Verano de la Universidad Pablo de Olavide en Carmona. En su alocución, Gutiérrez-Alviz destacó que la mediación concursal es una institución preconcursal cuya finalidad es conseguir que el deudor y los acreedores lleguen a un acuerdo respecto del pago de la deuda para evitar el concurso del primero y reducir así la carga de trabajo de los tribunales. Se trata de establecer una negociación para conseguir que los acreedores condonen una parte de la deuda, concedan un mayor plazo al deudor para satisfacer sus obligaciones o acepten bienes o derechos suyos en pago de las deudas.

De todo ello habló en Carmona el notario Pablo Gutiérrez-Alviz, quien destacó que, aunque la ley está realizada con buena voluntad, “no está sirviendo prácticamente para nada”. “La mediación concursal es una figura bienintencionada pero que, según las estadísticas, no está consiguiendo su objetivo. Hay que tener en cuenta que la causa final de la mediación concursal es evitar el proceso judicial, ya que se trata de una vía extrajudicial, y así aligerar los juzgados. Sin embargo, los acreedores, que por otro lado están en su derecho, están siendo muy rígidos y no acceden a las propuestas que les ofrece el deudor. De hecho, un 40% de los acreedores ni siquiera acuden a las reuniones para conocer las propuestas del deudor. Y todo esto, teniendo en cuenta que esta figura está indicada para pequeños deudores, no para grandes empresas”, lamentó.

De la misma opinión es María Dolores Gutiérrez-Alviz, abogada y administradora, quien indicó la falta total de acuerdos a los que se llegaba con esta figura. “Los acreedores no aceptan ninguna propuesta y prefieren llegar hasta el concurso final de acreedores aunque consigan, en la mayoría de ocasiones, la misma cantidad que hubieran conseguido con el acuerdo extrajudicial, lo que hubiera sido mucho más beneficioso para todos, al ahorrar tiempo y dinero”, afirmó.

Por otro lado, el notario explicó la finalidad del curso y de su conferencia en particular: “Se trata de analizar este acuerdo extrajudicial de pago de todas las personas que tengan un problema grave de insolvencia casi inmediata y deban acudir a un mediador para ordenar todas esas deudas con sus acreedores. Este mediador le puede ayudar a alcanzar este acuerdo”. Asimismo, resaltó el perfil de esta figura, ya que “es la que contribuye a impulsar todo el expediente de pago correctamente”.

Fuente: diariodesevilla.es

Responder