Dos oficiales de una notaría de Vigo condenados a devolver casi 300.000 euros que se quedaron

Uno de ellos falleció y sus herederos deben hacer frente al pago

Ujué Foces Vigo 27.06.2018 | 02:33

 

Eran oficiales de una notaría con sede en la calla Príncipe de Vigo y responsables de la recepción de fondos de los clientes procedentes de testamentarías, escrituras y liquidación de honorarios, pero desviaron fondos de las cuentas del despacho a las suyas particulares y exigían a los clientes provisiones de fondos superiores a las estipuladas y no las liquidaban, apropiándose así de un total de 299.198,83 euros.

 

Una cantidad que ahora deben devolver a la compañía aseguradora del Colegio Oficial de Notarios que en su día se hizo cargo del quebranto y les reclamó el dinero por vía civil. El Tribunal Supremo acaba de desestimar el último recurso, presentado por uno de los oficiales -el otro falleció y son sus herederos quienes deben hacer frente al pago-, ratificando así la sentencia dictada por la Sección Sexta de la Audiencia con sede en Vigo en 2015. El Alto Tribunal da carpetazo a doce años de pleitos al inadmitir los recursos e impone las costas al recurrente.

 

El fallo avala que los dos condenados, responsables de las tareas de contabilidad y gestión en la Notaria, “se apropiaron y distrajeron importantes sumas de dinero a través de maquinaciones y argucias” lo que supuso “un importante quebranto económico para el notario, que en buena parte fue desembolsado por la aseguradora en base a la póliza de responsabilidad civil suscrita con el Consejo General de la Notaría”, en la que figuraba como asegurado el notario de Vigo.

Considera probado que “los oficiales constituyeron sociedades intermedias utilizando como testaferros a sus familiares, lo que facilitaba el desvío de fondos de la notaría para sus intereses particulares”.

La defensa del oficial que recurrió en casación ante el Supremo sostenía que la responsabilidad de lo ocurrido era del propio notario, al que atribuía un “incumplimiento del deber in vigilando“. El Alto Tribunal da la razón a la Sección Sexta de la Audiencia con sede en Vigo en la que se indica que “la llevanza de la contabilidad, o mejor dicho el control económico de la Notaría estaba en manos de los dos oficiales” y que se ha acreditado que “la existencia de diversas cuentas bancarias a nombre de ambos oficiales en las que se ingresaban fondos propiedad de la Notaría, que de otras cuentas de la Notaría se detraían por modo de cheques -cuyas matrices aparecen aportadas en la causa- cantidades que eran ingresadas en las cuentas particulares, que a los clientes se les exigían provisiones de fondos excesivas fijadas por ambos, provisiones que no solo no liquidaban a los clientes, sino que se hacía sobre tipos inferiores a los establecidos legalmente con el consiguiente incremento de fondos para la Notaría y la consecuencia de que la Administración le realizaba una liquidación paralela a los clientes, además de un número elevado de escrituras no fue liquidado, con lo cual no se satisfacían ni gastos de registro ni de impuestos”.

Fuente: farodevigo.es

Responder

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.