En Holanda, los padres van al notario para que sus hijos comercien en la Red

El congreso que se va a celebrar la semana que viene en Santiago reunirá a cerca de 700 notarios de toda Europa

XURXO MELCHOR 
SANTIAGO / LA VOZ 
 
CO1C6F1_1

Santiago acogerá del 5 al 7 de octubre el Congreso de los Notarios de Europa, en cuya organización se está empleando a fondo Isidoro Calvo Vidal (Pontevedra, 1967), compostelano de adopción con despacho en A Coruña. Es la cuarta edición de un evento que se celebró antes en Roma, en el 2005, en Varsovia en el 2008 y en Bruselas en el 2011.

-¿Sobre qué asuntos girará el congreso de Santiago?

-Tiene un lema general que es «El derecho de la Unión Europea al servicio de los ciudadanos» en el que cabe todo. Había también que seleccionar los temas propiamente dichos, así que optamos por un tema de derecho civil, de contratos y de los consumidores, y otro de derecho mercantil, de sociedades, para cubrir consumidores, ciudadanos y empresas. En contratos optamos por centrarnos en la protección de los consumidores en el entorno digital y en mercantil en un asunto, que está en el Plan 2020 del Consejo de los Notarios de la UE, que es el traslado de sede de las empresas en la Unión.

 

-El traslado de sede está muy en boga por el «brexit».

-La verdad es que nos anticipamos al brexit, porque tomamos la decisión de plantearlo antes de que se produjera. El traslado de sede está sin resolver. En las directivas del derecho de sociedades falta la 14, que es la reservada a este asunto. Desde 1997, la Comisión y el Parlamento han lanzado consultas públicas, han pedido informes y se han instado recomendaciones advirtiendo que este es un tema que hay que resolver. El Plan 2020 que el Consejo de Notarios de la UE aprobó en el 2014 recoge el compromiso de impulsar la adopción de la decimocuarta directiva y eso ocurrió antes del referendo del brexit, cuando todo hacía pensar que no habría brexit.

-Han sido muy oportunos…

-Nos ha dado la oportunidad de poner de manifiesto que el tema es mucho más importante de lo que parece. Establecer un marco armonizado para el traslado de sede va a permitir, precisamente cuando hay distintos lugares que pugnan por ofrecerse, como ocurre con empresas del Reino Unido, establecer un juego limpio.

-Ahora cada país hace la guerra por su cuenta.

-Es que la mayoría de los países de la UE ni tan siquiera lo tienen regulado. España tiene una regulación en la Ley de Modificaciones Estructurales de Sociedades de Capital de cómo se hace el traslado de sede de una sociedad que está en el extranjero y viene para aquí. Lo fundamental de esta operación es que la sociedad, tal y como existe en un país, se pueda ir a otro sin necesidad de que tenga que disolverse, liquidar, repartir todo, y luego volver a empezar. ¿Y ante la falta de regulación cómo se hace?, pues en los despachos de los notarios. Se coge una regulación, se coge la otra y tratamos de amoldarlas, pero sin garantías de seguridad.

 

-Ese otro gran asunto que analizará el congreso sobre Internet y los consumidores también es de plena actualidad. ¿En qué pueden intervenir los notarios?

-Los notarios, desde hace mucho tiempo, hemos incluido las nuevas tecnologías en nuestros despachos. Y podemos decir además que España es uno de los países punteros en tecnología en el ámbito notarial. Por ejemplo, tenemos una base de datos de titularidad real de sociedades que se organiza a través de los datos que generamos en las notarías que es un modelo mundial. Pero la cuestión es que se está generando un comercio electrónico en el que el notariado no ha tomado parte y ni siquiera nos habíamos planteado si podíamos jugar algún papel. La idea es utilizar este congreso como plataforma de reflexión.

 

-¿Y tienen un papel que jugar?

-Pues sí que hay posibilidades de que los principios de seguridad jurídica que juegan cuando un agente viene al notario pueden utilizarse en el ámbito del comercio electrónico. No se trata de que la persona que quiera comprar un libro en Amazon tenga que venir al notario, pero si una empresa ofrece productos online y hay unas condiciones generales de contratación, puede haber un control previo de esas condiciones a cargo del notario que le diga al ciudadano que esa transacción tiene un sello notarial por el que ha pasado un control y el ciudadano ya no se tiene que preocupar. Y a la empresa le da un valor añadido a su imagen porque se somete a esos controles.

 

-Hay mucho que regular en las compras en la Red, la verdad…

-Otro asunto es el de las identidades, ya que muchas veces no sabes con quién estás contratando. Hay un proyecto del notariado holandés que se va a presentar también en el congreso que facilita identidades digitales. De una manera muy interesante, lo usan incluso para que menores puedan participar en el comercio electrónico de manera controlada. En Holanda, los padres van al notario para autorizar que sus hijos comercien en la Red. El notario holandés le genera una tarjeta de identidad digital para que pueda moverse por la Red dentro del ámbito que los padres le han configurado. Suena muy bien y es una de las cosas que analizaremos en el congreso.

 

-¿Destacaría algún asunto más de los que van a tratar?

-El de la sucesión de contenidos digitales. Hay contenidos de valor económico importante, como las compras que hacemos de música y libros, que se quedan ahí y cuando el que lo ha adquirido muere no tiene por qué desvanecerse. Esa música o esos libros comprados en Internet claramente pueden ser objeto de una herencia. La mayoría de las veces a esas cuentas se accede con una contraseña y un usuario y si esas claves las incluimos en el testamento, como se dan varias copias, mucha gente puede acceder a esos contenidos. De lo que vamos a debatir es de si hay otros vehículos, como puede ser un acta de depósito, para que las claves se puedan guardar y entregarlas únicamente a la persona que se señale como beneficiario.

 

-¿Y se puede incluir en el testamento la eliminación de cuentas en redes sociales?

-En Cataluña lo han regulado de tal manera que el interesado puede encargar al notario, o a lo que sería un albacea en el régimen tradicional, para que se haga cargo de la cancelación de estas cuentas en redes sociales. Este es otro de los asuntos que también vamos a tratar en el congreso, que también será un foro muy importante para establecer relaciones entre los compañeros.

«La mayoría de los países de la UE ni tan siquiera tienen regulado el traslado de sede de empresas»

«Esa música o esos libros comprados en Internet claramente pueden ser objeto de una herencia»

Fuente: lavozdegalicia.es

Responder