Expertos buscan estrechar el cerco al blanqueo y financiación del terrorismo

Madrid, 21 nov (EFE).- Un amplio grupo de expertos de organizaciones internacionales, además de miembros de la Unión Internacional del Notariado, incluido los españoles, analizarán entre los próximos 26 y 27 de noviembre en Madrid cómo afinar sus herramientas para combatir el blanqueo de capitales o la financiación del terrorismo.

En entrevista con Efe, Pedro Galindo, director del Órgano Centralizado de Prevención del Blanqueo de Capitales del Notariado español, explica que uno de los objetivos de este foro es “reunir a las organizaciones internacionales que mandan en este tema, y reflexionar cómo podemos mejorar y sistematizar lo que estamos haciendo ahora”.

En la reunión de Madrid, con el título “Delitos económicos: la colaboración del Notariado en su prevención y persecución”, estarán presentes, entre otros, expertos de la Organización de Naciones Unidas, del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), de la Oficina Europea de Policía (Europol), de la Comisión Europea, y de la Policía Nacional o de la Guardia Civil españolas.

“Cuando se genera dinero ilícito, casi siempre hay lavado de activos y blanqueo de capitales. En esas dos áreas, lo que hemos hecho (en España y en el resto del mundo) es, con base en ese concepto de delitos monetarios, analizar las diferentes fases y tránsitos en los cuales ese dinero ilícito se puede generar y qué instrumentos de lucha tenemos tanto en el ámbito de prevención como de represión para poder, en el primer supuesto, detectarlo, y en el segundo reprimirlo”, explica Galindo.

Se da la circunstancia de que la Unión Internacional del Notariado (UINL), que aglutina a 88 países de modelo notarial como el español, con cerca de 300.000 notarios que representan a países en los cuales viven dos terceras partes de la población mundial, está presidida desde 2017 por un notario español: José Marqueño de Llano.

“Llevamos más de 12 años de experiencia notarial en prevención del blanqueo en España, y queríamos reflexionar con las autoridades competentes, y ver si lo que estábamos haciendo era correcto o había algo más por hacer”, agrega Galindo acerca del foro de Madrid, organizado por la UINL y el Consejo General del Notariado.

El hecho de que un español esté a la cabeza del notariado mundial no es casual: el sistema notarial español de prevención del blanqueo de capitales ha sido elegido como modelo por el resto de Notariados del globo y recomendado como tal por el Fondo Monetario Internacional. De hecho, su labor ha sido reconocida por GAFI y por el Consejo de la Unión Europea (UE).

Ese reconocimiento se basa, entre otros elementos, en la novedad del sistema notarial español: “la nota distintiva básica fue la creación del Órgano Centralizado de Prevención (OCP), el cual es capaz de monitorizar en tiempo real qué se está haciendo en la totalidad de las notarías de España”, explica Galindo.

Desde 2004, el Notariado español pide a todos los notarios “grabar en una enorme base de datos que se llama Índice Único Informatizado (IUI) la totalidad del contenido de cuanta escritura, póliza o acta autorizan o intervienen. Esa grabación la tienen que hacer con periodicidad quincenal”, subraya el experto.

Una orden del Ministerio de Economía faculta al OCP a “acceder a ese contenido, obtener y trazar datos y extraer consecuencias. Eso ha permitido además algo muy importante, y es crear herramientas enfocadas sólo a la prevención del blanqueo”, apunta.

Una de las herramientas básicas que ayuda a lograr ese objetivo, explica Galindo, es la “Base de Datos de Titular Real (BDTR), cuyo objetivo es saber quién es la persona física que está detrás de cualquier persona jurídica. Nos da igual que sea una persona jurídica mercantil o de otro tipo”.

El modelo notarial español, que es similar al que utiliza gran parte de los socios de la UE, difiere -para bien- con, por ejemplo, el sistema británico “que se basa en una pura manifestación ‘online'”.

El sistema español “es capaz de decir quién es el propietario de una acción con carácter acreditado”, extremo que facilita la prevención de delitos como el blanqueo.

Del otro lado del Atlántico, el OCP español ha sido tomado como referencia en países como Perú, Bolivia, Costa Rica, Cuba y Brasil, que lo están intentando integrar en sus estructuras nacionales de notariado.

En opinión del experto, para evitar caer en un “Gran Hermano”, y, al mismo tiempo, contar con buenos instrumentos de fiscalización, “la única forma de hacerlo es que la obtención y el tratamiento de la información que se dedica a prevenir o a reprimir este delito utilice instrumentos proporcionales”, ya que es difícil vivir en “una sociedad en la que estemos sujetos a escrutinio todos, de todo lo que hacemos todos los días”. EFE

Fuente: lavanguardia.com

Responder

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.