Isabel Louro: “En las herencias en vida los padres deben ser egoístas a la hora de decidir”

La Decana del Colegio Notarial de Galicia habla del porcentaje de mujeres que aprueban las oposiciones a notario y sobre el término notaria

Ourense. 28/08/18. Entrevista a Isabel Louro decana del colegio de Notarios de Galicia.
Foto: Xesús Fariñas

02/09/2018

Aunque nació en A Coruña, es “una ourensana recriada” desde hace 30 años, con hijos castizos. Louro García es decana del Colegio Notarial de Galicia desde 2012, con 175 profesionales (17 de ellos en la provincia de Ourense). Le apasiona una profesión a la que llegó tras cinco años de estudio y disciplina -“una carrera de fondo en la que necesitas ayuda, la Academia de notarios, y un ámbito familiar que te apoye”- . Además, tenía claro que quería opositar y le “encanta” el derecho privado. 

En la entrevista, en el despacho de una notaría abarrotada de gente a media mañana del martes, defiende la importancia de una profesión que ayuda a evitar conflictos. Y ya se sabe, la palabra de notaria va a misa.

 

¿Notario o notaria?

Habitualmente digo notaria porque está admitida, lo que pasa es que en una escritura puede aparecer de forma indistinta.

En la oposición  2017-2018 aprobaron 52 mujeres frente a 33 hombres. ¿Estamos asistiendo a un vuelco en femenino a una profesión vetada hasta la década de los 70 a las mujeres?

Pero como en otras oposiciones. Es un reflejo de lo que ocurre en todos los cuerpos de la Administración del Estado: aprueban más mujeres que hombres.

Pero hablamos de una de las oposiciones más duras, que exige una media de 3.000 horas de estudio…

Pero es dura tanto para hombres como para mujeres. Nosotras también somos valientes y estudiosas.

Actualmente, de los 2.756 notarios que hay en activo, 864 son notarias. ¿Se siente cómoda como decana en una profesión con despachos dominados por hombres?

Ahora formamos parte de los órganos corporativos porque vamos teniendo edad, y en estos momentos ya hay muchas mujeres. Forma parte de la evolución natural. En mi cuerpo, se está jubilando mucha gente de 70 años y  son hombres.

¿El prestigio jurídico y social del notario se ha resentido en un mundo tan globalizado?

Hay dos ámbitos jurídicos, el latino y el anglosajón. En este último, en donde hay mucha judicialización de asuntos, la figura del notario es desconocida, pero en el latino, que incluye prácticamente a toda la UE, el notario es uno de los pilares de la seguridad jurídica preventiva. Es decir, la posibilidad de organizar el sistema jurídico para evitar problemas posteriores. Hay una expresión de Joaquín Costa, un político regeneracionista y notario, que dice que “cuando la notaría está abierta el juzgado está cerrado”. Se trata de evitar que ciertas cuestiones se judicialicen y se llegue a la discusión y a la contienda con la intervención de un elemento con un doble componente: somos funcionarios públicos, por lo que realizamos un control de la legalidad, y asesoramos como  profesionales del derecho.

¿En la tendencia al alza del número de gallegos que acuden a las herencias en vida pesa más la bonificación fiscal o evitar disputas familiares tras la muerte del testador? 

Para mí, la tendencia se ha desarrollado a raíz de un evidente beneficio fiscal. Pero, cuando la gente plantea las herencias en vida, el hecho de organizar la sucesión para evitar problemas posteriores, pesa muchísimo en los padres. Fija la situación y evita discusiones tras la muerte porque ya está todo adjudicado.

Pero es justo desde 2016, con la entrada de la reforma fiscal de la Xunta, cuando los pactos sucesorios se duplican…

Ha sido un estímulo. Hasta un límite de 400.000 euros por causante, es decir, un padre y una madre, pueden dejan a sus descendientes en vida hasta 800.000 euros sin pagar impuestos autonómicos. De todas formas, yo se lo digo siempre a todo el mundo: los padres deben ser egoístas a la hora de tomar estas decisiones. Lo primero deben ser ellos mismos: no puedes entregar todas tus propiedades y quedarte sin nada. Las necesidades propias deben estar atendidas. Las herencias en vida valen para organizar lo que te sobra o aquello de lo que no vas a tener que disponer inmediatamente. De hecho, se recurre muy a menudo a la reserva de usufructo (se entrega la propiedad pero mientras se vive tienes derecho a disfrutarla y percibir rentas).

Las renuncias a herencias se duplicaron en un lustro -2.537 en Galicia en 2017-. ¿Somos demasiado prudentes?

Está muy vinculado a que la gente se interesa cada vez más por sus propios asuntos, a un aumento de la cultura jurídica. La aceptación pura y simple implica que respondes de las deudas del difunto no solo con el patrimonio heredado sino con el propio. En esos casos, o bien renuncias si consideras que es inasumible, incluso por planteamiento personales, o aceptas  la herencia a beneficio de inventario (solo respondes de las deudas con los bienes heredados).

Desde 2015 pueden casar (también divorciar). ¿Cuesta introducir al notario en una costumbre tan polarizada?

Por ahora, en los matrimonios somos competentes para la celebración, no para la tramitación del expediente previo. El divorcio tiene unas limitaciones: o de mutuo acuerdo o que no haya hijos menores o discapacitados. Pero sí, vemos casos. Depende del planteamiento vital de cada uno.

¿Pero tiene alguna ventaja?

Los tribunales de justicia están muy sobrecargados de trabajo por eso la Ley de Jurisdicción Voluntaria desjudicializa una serie de actuaciones  en las que los notarios, por formación  o prestigio de la institución, podíamos afrontar. 

¿La falta de PXOM en la ciudad les ha causado muchos reveses por la merma de operaciones inmobiliarias al no haber suelo?

No tengo datos que me permitan determinar qué porcentaje de las transmisiones que se han dejado de realizar son consecuencia de ello. Pero la crisis de 2007 es lo que ha determinado fundamentalmente que se redujera el número de transmisiones tal como reflejan nuestras estadísticas. La notaría es un reflejo de la situación de la sociedad.

Por esa razón, ¿sería posible hacer una radiografía social y económica de Ourense a partir de la actividad de su despacho?

No me atrevo a tanto. Pero está claro que tenemos una provincia con una mayoría de población pasiva (pensionistas). Y ello puede decirte que la iniciativa empresarial es menor o las inversiones son más conservadoras. Tenemos más sucesiones y herencias… pero sin datos científicos para avalarlo. Pero en Ourense, y en Galicia en general, hay una gran cultura jurídica. Mejor dicho, una intuición jurídica muy buena. La gente sabe de lindes, marcos, retractos. Ideas o conceptos que no son ajenos.

¿El apego a la tierra influye?

Sí, pero igual que sabes cómo cultivar tomates, sabes como vender o transmitir una propiedad.

Sin embargo no se traduce en una regularización de los registros de fincas.

Son cuestiones distintas. Puedes tener muchos conocimientos pero la propiedad en Galicia, por el minifundio, es difícil de tener controlada. En Ourense, puede haber más fincas que en toda Andalucía. 

¿Qué perspectiva aguarda a la profesión en un futuro?

Proporcionamos a la sociedad un valor al realizar el control de legalidad y asesoramiento en las operaciones en las que intervenimos. La confianza  tradicional de los ciudadanos en el notario se mantiene y se traslada hacia los negocios del futuro. Además, la profesión se ha adaptado perfectamente a las nuevas tecnologías desde hace más de 15 años. 

Fuente: laregion.es

Responder