Jorge Moro: Si Ulises hubiera pasado por Estepona , se habría quedado aquí

El Ayuntamiento ha reconocido la labor «infatigable» de este notario que actualizó el archivo notarial de la ciudad

Moro, junto al alcalde, recibiendo su nombramiento. / CH. MÁRQUEZ

Nacido por accidente en Madrid y de crianza aragonesa, Jorge Moro ha encontrado en Estepona su verdadero hogar. Notario de profesión, investigador por afición, recibió la pasada semana una de las máximas distinciones a las que se puede optar en un municipio, la de Hijo Adoptivo, reconocimiento que recibió con motivo de la celebración del Día de Andalucía.

¿Qué ha supuesto para usted ser nombrado Hijo Adoptivo?

-No es solo una alegría, sino que constituye un hito en mi vida. Constituye una especie de naturalización o de nacionalización a nivel local. Debo estar agradecido porque es el reconocimiento a un trabajo diario, callado y en un sitio donde vamos a salto de mata. Aquí es difícil que se reconozca la labor continuada del día a día, por eso creo que tiene doble valor para mi.

«Habría que expurgar los protocolos notariales porque hay documentos muy interesantes»

– En su discurso por el nombramiento dijo usted que Estepona es una ciudad de no retorno, que el que llega no se va.

– Efectivamente. Estepona es una Ítaca inversa. Si Ulises hubiera pasado por Estepona seguramente se habría quedado aquí y su esposa, Penélope, no lo habría vuelto a ver. La gente que llega aquí es muy difícil que vuelva a sus lugares de origen.

– También dijo en ese discurso que hay que vivir en las ciudades a las que se llega como si fuera la casa de tu padre, no como un inquilino.

– Si uno se quiere integrar en una ciudad debe ser así, considerarla como tu casa o la de tu padre, si no sería siempre un extraño.

 Desde que usted llegó a la ciudad en 1996 para ocupar la plaza de notario ¿cómo ha cambiado el municipio?

– Yo llegué cuando era pueblo. Ahora es ciudad. Afortunadamente, últimamente se están haciendo las cosas de una forma más armónica, pero el desarrollo urbanístico que tuvo la ciudad fue un poco caótico. De esa situación tenemos todavía secuelas, una ciudad que no estaba bien concebida urbanísticamente pero que ha evolucionado para bien. También desde el punto de vista cultural y social. La sociedad civil se ha desarrollado muchísimo.

«Mi familia me ha prohibido abandonar Estepona porque se quedarían sin veraneo»

 A usted se le ha reconocido no sólo por su trabajo como notario sino también por su labor como investigador del pasado de la ciudad.

– Soy archivero y cada año entrego al archivo provincial de Málaga los documentos de más de 100 años. Me encontré, curioseando, cosas que están poco explotadas por los historiadores, la historia viva de Estepona, la que se hace en los papeles: las compras, las ventas, las actas…Es una fuente de información que no se ha explotado, que son los protocolos notariales. Se me vino el tiempo encima y a ver si algún día me jubilo y lo retomo. Pero espero que algún historiador más joven que yo, pero con entusiasmo, se ponga con ello porque es muy interesante.

– Qué destacaría del pasado notarial de Estepona

– Pues había muchas minas, empresas conserveras. Hay un acta curiosísima levantado acta del día de la proclamación de la República del notario de la ciudad que luego fue fusilado, y otros temas muy interesantes que habría que expurgar. A medida que estos documentos cumplen 100 años hay que enviarlos a Málaga por eso habría que empezar más en serio y a fondo a estudiar todos estos documentos.

– Desde su profesión de notario usted controla perfectamente el desarrollo económico del municipio. Cual es la situación actual

– Hay un dato fundamental: la gente va recuperando la confianza. Los 10 años horribles de la crisis, no por el despacho, la venta, los pisos, es que has visto gente que fueron víctimas de algo que era extraño para ellos. De ese sufrimiento queda la secuela de que se perdió la confianza, se retrajeron, se metieron en sus casas, no salían, no gastaban. Ahora se ha recuperado esa confianza y la gente es más cauta y antes de meterse en cualquier inversión o préstamo es más prudente.

– ¿Ha aceptado con tanto agrado su familia lo que usted denomina nacionalización local en Estepona?

-Estepona me ha unido más a la familia porque antes yo solía verla una vez al año, por Navidad. Pero ahora vienen ellos todos los años en verano para quedarse dos meses. Es algo que he recuperado gracias a Estepona. Además me han prohibido abandonar Estepona porque me dicen que se quedan sin veraneo.

Fuente: diariosur.es

Responder