Se investiga sobre la influencia de este impulsor de la industria pesquera y de la sal, además de fundador de un colegio y del periódico El Lucero del Alba

El archivo municipal de Arrecife que dirige la concejala Inodelvia Torres estudia la figura del notario Antonio María Manrique y Saavedra con un trabajo de investigación sobre su influencia en la vida cultural, social y económica de la isla y la ciudad a finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

 

El responsable del archivo municipal, Benchomo Guadalupe, ha investigado el perfil personal y profesional de este “escritor múltiple y universalista”, colaborador asiduo en 40 periódicos canarios, fundador en Arrecife de un colegio de enseñanza primaria, miembro de la Armada Española, notario durante tres décadas en Lanzarote e impulsor en la isla de la industria pesquera y de la sal.

 

 

 

Según la investigación de Guadalupe, archivero municipal de Arrecife, “en 1880 Manrique convoca a los armadores a fin de explicarles cómo la sal debe ser producida en la isla. La risa y la mofa se produce, le toman por loco. Si ya se compra la sal a franceses e ingleses, ¿para qué crear unas salinas?. Dos años después, en 1883, María Manrique ha logrado una excelente cosecha de sal en la bahía de Naos. Una sal de excelente calidad para la flota pesquera e infinitamente más barata que la que se venía comprando”.

 

Tal y como señalan desde el Ayuntamiento de Arrecife, Manrique acudió años más tarde a la Corte “a fin de demostrar al Gobierno español las posibilidades que tiene la isla de La Graciosa, donde existe un malogrado caserío que en 1876 estuvo destinado a la pesquería. El Gobierno niega su solicitud aduciendo que no puede haber desarrollo puesto que la isla carece de agua. Sin embargo, don Antonio María muestra un frasco con agua de la fuente de Aguza en el macizo de Famara […]”.

 

 

Además de toda su actividad política, por la que logró que el gobierno español pusiera un destacamento militar en Villa Cisneros para salvaguardar la vida de los pescadores canarios, Manrique y Saavedra fue colaborador del periódico El Horizonte, de Leandro Fajardo Cabrera, y fundador del periódico El Lucero del Alba, que apareció en Arrecife en 1888.

 

Fue notario de la Universidad Central de Madrid, miembro de  Sociedades científicas extranjeras y se le concedió el diploma de miembro honorario del Instituto Heráldico de Italia, entre otras distinciones. En 1961, Agustín de la Hoz inició la publicación de varios artículos y dictó varias conferencias para reivindicar la figura de Antonio María Manrique y Saavedra.  

Fuente: lancelotdigital.com

Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estoy de acuerdo con los terminos y condicciones de la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login to your account below

Fill the forms bellow to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.