JOAN-PERE VILADECANS Pintor

05/07/2019
De la pluma de ganso al impertinente tag actual: la historia de las personas escrita a pulso, a mano. Funcionando el triángulo maravilloso que va del corazón al cerebro y acaba en la mano que firma. De lo poco que nos queda de acto pulsional e intransferible. Y poco más. Lejos, aquel placer íntimo y solitario cuando de jóvenes ensayábamos y ensayábamos la firma y la rúbrica que representaría un acto de singularización, de leve independencia familiar. El niño pasaba a ser persona, con firma, claro. Y DNI. Del excitante rasgueo, del bolígrafo o la pluma sobre el papel, a la eternidad. Sin chanzas: una signatura para toda la vida. Y como en todas las expresiones humanas se dan dos cosas a la vez: el deseo de algo nuevo y una conversación ininterrumpida con el pasado, por eso muchas firmas tienen algo que ver con la del padre o del abuelo. Quizá el acto de firmar ya sea de lo poco que caligrafiamos. ¡Ay la caligrafía! ¿Qué ha sido de ella?

Esto se acaba, nos imponen la firma electrónica, un concepto jurídico, digital y van… 3.000 notarios censados acechan. Y la Agencia Notarial de Certificación intentando, más si cabe, quitarle la poca poesía que le queda a la firma ológrafa y con ella al rastreo de grafólogos de profesión en nuestra intimidad emocional. Futuro y pasado. Adiós a los coleccionistas, a los autógrafos y a las ediciones de bibliófilo numeradas y firmadas. Y a las falsificaciones.

El tag sigue siendo también una firma, un logo o una marca, que a veces se confunde con el grafiti, pero este se acerca al arte, y la práctica del tag, a la canallada. El uso del tag marca territorios, se autoafirma y ataca cualquier espacio urbano apetecible.

No dialoga, excluye, mancha y tacha. Puertas, paredes, ventanas, persianas. No es una pintura libre urbana, es mucho menos. Es una práctica macarra, insolente. Sin valores. Material psiquiátrico. La obsesión de las tribus urbanas y los clanes para diferenciarse. La presencia y advertencia a alguien, ¿a la sociedad? La psicopatía del grupo. La firma como alerta. El desprecio al mobiliario de todos. El can marcando su territorio…

Un contenedor de frustraciones futuras que tiene muy poco que ver con sus orígenes: el hip-hop de los sesenta en el metro de Nueva York. El tag, el grafiti, la contracultura. La frustración de unos jóvenes sin futuro ¿Llegará el tag electrónico? Podría ser. La rueda del tiempo no se detiene. Veremos.

lavanguardia.com

 
Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estoy de acuerdo con los terminos y condicciones de la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login to your account below

Fill the forms bellow to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.