• El notario intervino en la última sesión de la Cátedra de Derecho Notarial Internacional y Privado organizada por el Colegio Notarial de Andalucía y la Universidad Pablo de Olavide

El último de los seminarios organizados por la Cátedra de Derecho Notarial Internacional y Comparado, fruto del acuerdo entre el Colegio Notarial de Andalucía y la Universidad Pablo de Olavide ha estado dedicado a los conflictos interregionales en el sistema español. El debate se organizó en dos mesas. La primera de ellas, dedicada a la pluralidad legislativa civil y la revisión de los mecanismos de la vecindad civil, estuvo compuesta por la vicepresidenta del Tribunal Constitucional, Encarnación Roca TríasJesús Delgado Echevarría, de la Universidad de Zaragoza; y el notario Javier Oñate. La segunda, dedicada a la aplicación del reglamento europeo a esos conflictos, contó con la participación de la notaria Ana Fernández-Tresguerres García; Pablo Quinzá Redonda, de la Universidad de Valencia; y Francisco de Borja Iriarte Ángel, magistrado del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. 

El objetivo de esta sesión era estudiar el modo de afrontar cómo determinar que ley es aplicable ante determinados asuntos relacionados con las normas existentes en Cataluña, Aragón, Galicia, País Vasco y Navarra. Javier Oñate, notario del País Vasco explica que todas las leyes tienen ámbito territorial pero algunas normas se aplican a las personas, independientemente de donde residan. «En el caso de una sucesión internacional, por ejemplo, el reglamento sucesorio indica cómo actuar, en España, ante la existencia de diferentes normas se acude al concepto de vecindad civil«.

La vecindad civil es una condición o estado civil que todo ciudadano posee por ser vecino y estar adscrito a un territorio determinado. Este concepto determina la sujeción del individuo a la legislación civil común, especial o foral de la Comunidad Autónoma a la que pertenece. «Esta vecindad civil determina qué ley hay que seguir a la hora de una herencia, por ejemplo», explica Javier Oñate. 

Según el notario vasco, hay un doble sistema que, en ocasiones, plantea problemas de coordinación. «Respecto a los ciudadanos europeos con residencia en España, primero hay que aplicar la ley española. Aquí está discusión, si aplicar el Código Civil o las normas territoriales, principalmente en los territorios con derechos particulares. Hay ciudadanos vascos, catalanes, etc. con bienes en el extranjero. Esto cada vez va a ir a más y esto puede plantear una serie de problemas que habrá que ir resolviendo, sobre todo en el tema de la sucesión».

Esta diferencia de criterios «se van aclarando poco a poco con las sentencias de los tribunales y la experiencia notarial. Son situaciones nuevas que implican un cambio de paradigma jurídico. También ha cambiado una situación que afecta cada vez a más personas. Hay que estar ponderando continuamente»

Esta nueva situación hace que los notarios tengan que hacer cada vez una mayor labor de investigación. «Debemos de asesorar y realizar nuestro trabajo dentro de los cauces de la ley, deben ser buenas soluciones jurídicamente hablando, con una base firme y sólida y con un coste adecuado», asegura Oñate.

Fuente: diariosevilla.es

Next Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estoy de acuerdo con los terminos y condicciones de la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login to your account below

Fill the forms bellow to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.