27/04/2022

Las reformas legislativas se aprueban con el propósito de subsanar las deficiencias diagnosticadas durante la aplicación del texto normativo vigente, y parece que en el caso de la actual Ley reguladora de los contratos de crédito inmobiliario se ha conseguido. Al menos, esa es la sensación que existe entre el notariado andaluz, después de algo más de dos años de su entrada en vigor. Aplauden el papel de asesor que le otorgó la ley y que deja «satisfechos» a los consumidores y a estos profesionales del derecho.

ABC de Sevilla ha reunido en una nueva edición de los ‘Cafés de Redacción’ a tres notarios andaluces, Emilio Esteban Hanza, Itziar Ramos Medina y Juan Pino Lozano, para analizar la función del notario en defensa de los intereses del consumidor en la Ley de crédito inmobiliario.

La principal diferencia existente entre ambos textos normativos es, precisamente, el asesoramiento del notario antes de la firma del préstamo hipotecario. Un servicio «gratuito e imparcial».

Según Pino, notario en Málaga y delegado de Andalucía en la comisión redactora del actual Código deontológico notarial de España, explica que antes se simultaneaba la operación de compra de una vivienda con la del préstamo hipotecario, y el consumidor, como es lógico, estaba pendiente de la firma de su casa y el préstamo «no era el objetivo» del ciudadano. Esto ha cambiado a un proceso dividido en dos fases. Así la operación del préstamo debe contar «con un asesoramiento independiente» de un notario y siempre previo a la compra.

«Es un éxito»

El objetivo es «explicar la letra pequeña y grande del préstamo». El ciudadano, que es libre para escoger al notario que desee y no al que le ofrece los operadores financieros (con el que habitualmente trabajan éstos), podrá hacerle al fedatario público las preguntas que necesite. La única molestia está en tener que acudir dos veces al notario. Si bien, esta reticencia inicial, según los tres notarios, ya ha desaparecido, pues los usuarios quedan «muy satisfechos» con este servicio público. «No hay quejas tras más de dos años», según Emilio Esteban. «Es un éxito rotundo», según Itziar Ramos, notaria en Córdoba.

Esteban, notario de Alhaurín el Grande y miembro de la primera junta directiva del Colegio Notarial de Andalucía, ahonda en que este asesoramiento permite al consumidor entrar en un proceso de discernimiento para saber si tiene que seguir adelante o no con la operación. Esta cita para explicar los detalles con un jurista de alta cualificación se hará en la notaría y sin presencia de representantes del operador financiero para «evitar presiones». Se busca que el consumidor se encuentre en un ambiente imparcial para su comodidad y tranquilidad.

Para Itziar Ramos, el servicio público notarial conlleva siempre el asesoramiento y «siempre gratuito», pero esta ley «lo ha hecho esencial». Del proceso queda constancia documental en un acta de transparencia.

Además, es el notario quien redactará la escritura del préstamo con las condiciones del mismo, que hasta ese momento sólo obligan al banco. Una vez informado, el usuario deberá someterse a un test de comprensión, «no es un examen», bromean, aunque Emilio Esteban matiza que hay que hacerlo para saber que el interesado ha comprendido todas las condiciones y obligaciones que asume, así como las consecuencias jurídicas a las que se podría enfrentar en caso de incumplimiento de dichas obligaciones. «Cuando salga por la puerta de la notaría tiene que tenerlo todo claro. Dentro de cinco, diez o quince años no vale decir que no entendió algo», añade.

A partir de entonces, se abre un periodo de reflexión de diez días hasta la toma de una decisión por parte de la persona interesada en dicho préstamo. Y entre el acta de transparencia y el otorgamiento de la escritura, mínimo 24 horas. «Tiempo suficiente para discernir ante una obligación tan importante». Si firma la hipoteca, comienza el proceso de la compra del inmueble, pero ya con más seguridad.

Para Juan Pino, el asesoramiento no es un derecho, sino «un deber del ciudadano», como marca la directiva europea y la legislación española. Valora entre los aspectos más beneficiosos del nuevo marco regulador la ausencia de presiones de los operadores económicos para agilizar los plazos, que llevaba, habitualmente, al consumidor a renunciar a los plazos de su derecho a ser informado. Ahora se ha convertido en «una garantía».

En este sentido, puntualiza que la nueva forma de proceder establecida en la Ley de crédito inmobiliario beneficia al consumidor pero también al acreedor, «porque en el futuro no se podrá poner en cuestión el préstamo concedido».

Para Itziar Ramos Medina, la principal función del Notario es la seguridad jurídica preventiva y aquí se previene con una intervención imparcial antes de formalizar el préstamo por parte del usuario. Reconoce que en este tipo de operaciones hay una parte (operador financiero) que tiene una posición dominante frente que al ciudadano, por ello se refuerza el asesoramiento al interviniente más débil. «No es una contratación entre iguales, si bien la intervención notarial da garantías a las dos partes».

«Notaría abierta, juzgado cerrado»

En esta línea, Pino apostilla que se trata de una actuación que ofrece seguridad jurídica a ambas partes y estabilidad para el sistema. «Con el acta de transparencia se garantiza que la formalización de la escritura del préstamo es una operación que tendrá un desarrollo feliz y se evitará la litigiosidad». «Notaría abierta, juzgado cerrado», expresa Pino haciendo referencia a Joaquín Costa, notario y humanista.

Sin embargo, advierten de que este proceso no inválida, ni mucho menos, el derecho a la tutela judicial efectiva del ciudadano, que siempre podrá acudir al juzgado si así lo estima ante un litigio que no se ha podido evitar en este contexto.

Emilio Esteban, ahondando en esta idea, apunta a la función equilibradora del notario frente a la desigualdad originaria, sobre todo asesorando a la persona que parte con una desventaja, lo que evita situaciones de abusos que se han reproducido en el pasado.

«¿Viene ahí, señor notario?»

Entre las dudas más comunes que suscitan las conversaciones de asesoramiento entre notarios y ciudadanos, Juan Pino destaca las relativas a las comisiones por pago antes de tiempo o parciales. «¿Eso viene ahí, señor notario?», suelen decir. Saben el tipo de interés y las cuotas mensuales. «Buscan la tranquilidad de que las condiciones que le han comentado en la entidad bancaria y que han firmado en la oferta vinculante viene recogida entre tanta literatura».

Los tres notarios participantes en este ‘Café de Redacción’ aseguran que en Andalucía este nuevo sistema «funciona» y lejos de las reticencias iniciales de los operadores por una posible ralentización de los plazos, en 2021 subió más del 30 por ciento el tráfico hipotecario y se firmaron 90.000 actas de transparencias. «Andalucía es la que más préstamos hizo en España. El sistema funciona».

 

Fuente: sevilla.abc.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estoy de acuerdo con los terminos y condicciones de la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login to your account below

Fill the forms bellow to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.